Ir a contenido
¿Es tu cumpleaños? ¡Consigue 400 FitnessPoints!
¿Es tu cumpleaños? ¡Consigue 400 FitnessPoints!
Todo lo que necesitas saber sobre los discos de pesas

Todo lo que necesitas saber sobre los discos de pesas

Los discos de las pesas son los elementos que sirven para incrementar la intensidad de las rutinas de ejercicios que se realizan en gimnasios y centros de preparación física. Con ellos se pueden ejercitar la mayoría de músculos del cuerpo, y son los principales responsables de poder ganar masa muscular mediante la repetición de varias secuencias predefinidas de ejercicios.

Los discos que dan forma a las pesas son elementos resistentes y muy compactos. ¿Qué material se utiliza para fabricarlos? ¿Qué los hace tan fuertes? ¿Se pueden romper de alguna manera?

¿Qué tipo de deportes se pueden realizar con los discos de pesas?

Los discos de pesas se utilizan en varios deportes para incrementar la intensidad de los ejercicios. Si bien en algunos deportes el peso queda estipulado de antemano, en otros se personaliza mediante la adición o la retirada de estos discos, a fin de que caza usuario manipule la cantidad de peso más adaptada a su estado de forma y a sus capacidades físicas.

Uno de los deportes más populares que emplea estos discos de pesas es el Crossfit, caracterizado por su alta intensidad, pero también se emplea en otros en los que el peso tiene mucho que decir.

Por ejemplo, en la halterofilia o el powerlifting es indispensable medir muy bien el peso a fin de adecuarse a las condiciones físicas de los deportistas. De esta manera, es posible encontrar el equilibrio perfecto entre esfuerzo físico y capacidad, ejercitando los músculos sin exponerlos a sufrir lesiones.

¿De qué están hechos los discos de pesas?

Por norma general, los discos de las pesas suelen estar fabricados con hierro fundido. Se trata de un material duro y muy fuerte, maleable y que confiere al disco un gran nivel de resistencia, ideal para este propósito, ya que suelen manipularse con poca delicadeza durante las rutinas de ejercicios y están expuestos a un nivel de desgaste realmente alto.

Aunque hoy en día son muy utilizados los discos de goma con asas profesionales para amortiguar los golpes en caso de dejarlos caer al suelo y mejorar el agarre, hay veces que carecen de él, por lo que es importante evitar golpes en los pies o en otras partes del cuerpo con ellos y, a ser posible, manipularlos sobre un suelo de goma u otro material con capacidad suficiente como para amortiguar los golpes sin causar daños.

El hierro fundido es un material ideal para fabricar estos discos de pesas, ya que puede amoldarse a placer a altas temperaturas, y cuando se enfría es un material altamente resistente, macizo, muy compacto y que puede adquirir cualquier forma que un recipiente pueda darle.

En realidad, el hierro macizo se lleva empleando para fabricar objetos para musculación desde hace décadas. Ya en el siglo XIX, se utilizaban bolas de este material para ejercitar el cuerpo. Unas bolas que iban adheridas a una barra por esferas huecas.

El concepto evolucionó, las bolas dejaron de utilizarse y se sustituyeron por discos de pesas, más fáciles de manipular con su estructura plana a pesar del peso. Ese nuevo concepto es el que se adoptó en el siglo XX y el que ha llegado hasta nuestros días, con modelos de discos de hierro de increíble resistencia como los que se usan para Body Pump.

Con el paso del tiempo, y en pro de la seguridad, se han ido fabricando algunos discos de poliuretano. Es un material más costoso, pero ofrece un nivel extra de seguridad y resistencia. Por eso son discos que normalmente están destinados a competiciones oficiales.

¿Se emplean otros materiales para fabricar los discos de pesas?

Los discos de pesas que no van pintados suelen estar hechos de hierro, y su peso puede distinguirse por los relieves de su superficie. Sin embargo, los que hacen uso del código de colores normalmente están fabricados con caucho muy denso. La pintura, con el tiempo, desaparecería de la superficie del hierro y haría que su manipulación fuese incómoda, dejando restos de pintura sobre las manos.

En cambio, el uso de caucho facilita el empleo del color, ya que este forma parte inherente del material. Hay otros discos que pueden estar hechos de uretano, de características similares, pero mucho más resistente, aunque es demasiado caro para quienes prefieren optar por una alternativa más ajustada de precio.

Pero eso no quiere decir que sea imposible obtener discos de caucho de buena calidad. De hecho, en Fitness Tech contamos con una gran variedad de discos en nuestra sección de bumper plates, donde los usuarios pueden encontrar una gran variedad de kits de discos de pesas tanto de caucho como de hierro.

¿Cómo se fabrican los discos para pesas de caucho? Normalmente, el caucho virgen es procesado hasta que se obtiene una textura de gran suavidad, y acto seguido se corta en forma de discos un poco más grandes que el hierro del centro.

Luego, la goma se coloca en un molde que incluye el cubo de acero, y una máquina se encarga de calentar y comprimir el disco de goma para obtener las dimensiones precisas. Así, se obtiene un disco del peso deseado, con un margen de error muy pequeño.

¿Por qué algunos discos tienen distintos colores?

Aunque lo común es encontrar discos de pesas tal cual, sin adornos ni decoraciones (como mucho, alguna marca o algún logotipo, como ocurre en los discos de pasta que se usan para poner en las pesas), lo cierto es que es posible encontrarnos discos de diferentes colores. ¿Significa eso que están fabricados de un material más ligero?

En absoluto. De hecho, los códigos de colores se utilizan para que los usuarios sean capaces de diferenciar, con solo echar un vistazo, los distintos pesos que tiene a su alcance. El color negro normalmente se reserva para los discos de menos peso. Como el color del hierro fundido al ser enfriado es oscuro, muchas veces se opta por no pintarlo o por dejarlo tal cual. Estos discos suelen ser de, como mucho, 5 kilos.

También es posible que se utilice el color blanco para diferenciar a los discos menos pesados, a fin de diferenciarlos precisamente de los discos sin pintar que dejan el color natural del hierro enfriado al descubierto. Es un tipo de disco muy empleado para ejercicios donde el usuario necesite más entrenamiento, ya que son discos usados por principiantes o para regular levemente al alza el peso de la barra.

Los discos de color verde son los de 10 kilos. Se emplean para niveles de resistencia baja – media y también para incrementos moderados de peso.

Los amarillos son los discos de pesas que alcanzan los 15 kilos. Estos se utilizan no para realizar ajustes de peso, sino para ahorrar el hecho de tener que colocar varios discos en la barra. En vez de usar uno verde y uno negro o blanco para sumar 15 kilos, se coloca uno amarillo, ahorrando tiempo y haciendo que sea más cómodo montar y desmontar la barra.

Los discos azules son los segundos de más peso. Sus 20 kilos están reservados para quienes ya tienen un bagaje en el campo de la halterofilia o quieren maximizar sus esfuerzos durante sus rutinas de ejercicios.

Lo mismo ocurre con los discos rojos, los de 25 kilos, empleados por los que más musculatura han desarrollado y más resistencia pueden aguantar en sus ejercicios. Al igual que ocurría con los de 15 kilos, están pensados para facilitar el manejo de cantidades exactas manipulando un solo disco, en vez de emplear uno azul y uno negro o blanco para sumar la misma cantidad de peso.

Artículo anterior Para qué sirven los ejercicios de estiramiento y cómo hacerlos bien
Artículo siguiente ¿Para qué sirve el balón medicinal?

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos

Comparar productos

{"one"=>"Seleccione 2 o 3 artículos para comparar", "other"=>"{{ count }} de 3 artículos seleccionados"}

Seleccione el primer artículo para comparar

Seleccione el segundo artículo para comparar

Seleccione el tercer elemento para comparar

Comparar